martes, 21 de enero de 2014

Esa frigidez tecnológica que hiela la sangre

Decía Vicki Baum (1888-1960), escritora austriaca y de nacionalidad estadounidense, que "La fama trae la soledad. El éxito es tan frío como el hielo y tan poco hospitalario como el Polo Norte".

En Tecnología, esto es una realidad: algo tan efímero como la técnica, y aun más las modernas tecnologías de la información, nos dejan huellas aparentemente imborrables, pero cuya impronta es pisoteada por el siguiente hollado. Podríamos afirmar que, en tecnología, cada huella es destruida por la de la siguiente pisada.

En Educación esta realidad es llevada al extremo: el éxito puede ser el obstáculo imponente que aleje a un profesor de sus alumnos, sobre todo si no lo sabe gestionar adecuadamente. En este sentido, el padre de la educación americana Horace Mann (1796-1859) repetía que "El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío".
Por eso, esta vez en palabras del Nobel de Literatura Mauriac: "El día que tú no ardas de amor, muchos morirán de frío".

Ilustración: 
Antonio Marín (c). Más imágenes originales en http://dibuloco.wordpress.com/

Reflexión: 
Alfredo Abad Domingo.
Google+: google.com/+AlfredoAbadDomingo
Twitter: @AlphesTIC,  https://twitter.com/AlphesTIC 
Facebook: https://www.facebook.com/alfabad 
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/alfabad


1 comentario:

  1. Una reflexión sobre las tecnologías que las hace más educativas.

    ResponderEliminar

Comparte aquí tu comentario, seguro que será interesante para todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...