viernes, 19 de julio de 2013

Movilidad (y X): incidencia en las empresas

Indicencia de las tecnologías móviles en la actividad empresarial

Continuamos con el último post de esta serie de 10 sobre movilidad subtitulados "La sustantivación técnica del adjetivo",  que pretende estudiar el estado de las tecnologías móviles actuales y que invita a la reflexión sobre el impacto que tiene la aplicación de la movilidad TIC sobre la sociedad y el quehacer cotidiano. El subtítulo es, cuando menos, intrigante; pero espero que conforme avance el desarrollo de estos artículos, el lector avispado se irá persuadiendo del significado profundo que subyace de él.
El índice que desarrollaremos será el siguiente:
  1. Introducción: las tres tendencias tecnológicas actuales.
  2. Los servicios basados en la nube.
  3. La convergencia de las comunicaciones.
  4. El fenómeno BYOD y la consumerización.
  5. Los nuevos dispositivos móviles.
  6. Las nuevas necesidades de los usuarios con movilidad.
  7. El nuevo "socialismo digital": un cambio en el paradigma social.
  8. Movilidad y aprendizaje.
  9. El utilitarismo de la compulsión postmodernista.
  10. Incidencia de estos cambios en las empresas (este post).

(Post 10/10 de la serie Movilidad TIC: la sustantivación técnica del adjetivo).

En el sector editorial, por ejemplo, los cambios son sustanciales y se centran sobre todo en la producción de contenidos pero se alejan del papel, lo que quiere decir que no es una ventaja transversal ni mucho menos: ¿qué van a hacer las empresas gráficas, desplazarse hacia el negocio de gestión de contenidos propios de las grandes editoriales?

Según la prensa especializada, para la mayoría de las empresas la duda es si dotar a sus empleados de tabletas o de portátiles. En poco tiempo esta duda será razonable, pero ahora mismo no. La tableta parece más apropiada para tareas de supervisión, pero es insuficiente en las tareas de creación profesional. En muchos casos la implantación de tabletas es una cuestión de imagen más que productividad.

Es verdad que a las tabletas actuales se les pueden acoplar accesorios que les asemejen más a los portátiles, pero entonces pierden todas sus características específicas y conseguimos convertirla en un portátil de muy baja gama. Tiene sentido trabajar con tabletas en un medio de transporte, en un aeropuerto, etc., pero es más productivo un portátil en la sede de una oficina o en el teletrabajo. Se dice que la tableta es un dispositivo de sofá, pero no de mesa de escritorio. Insisto en que esta es una opinión derivada del contexto histórico de aquí y ahora; pero en Informática todo puede cambiar en pocos meses.

Por otra parte, como ya hemos visto antes, las aplicaciones no son las mismas en una tableta que en un laptop. Si vamos a utilizar el dispositivo móvil desde nuestro lugar habitual de trabajo para hacer una conexión remota y utilizar una aplicación empresarial que se ejecuta en un servidor a golpe de ratón y teclado,
¿qué sentido tiene el dispositivo móvil una vez realizada la conexión si solo utilizamos de él precisamente eso, su capacidad de conexión?
Lo inteligente es buscar una solución intermedia entre las tabletas y los portátiles, en la línea de los ultrabooks, todavía muy caros, o las tabletas profesionales de alta gama y aquí es donde Surface, la tableta profesional de Microsoft tiene abiertas sus posibilidades en el mundo empresarial de la movilidad.


Como estas soluciones están aún recién nacidas, habrá que esperar unos meses para evaluar cómo se van decantando tanto el mercado como los desarrolladores. Estamos en una situación tecnológica en donde, si se puede, merece la pena esperar, salvo en el entorno del consumo de ocio y entretenimiento en donde este camino ya ha sido recorrido por las videoconsolas.

La crisis empuja a las empresas a la novedad y el ritmo de vida actual relaciona la novedad con el éxito, por eso hablamos tanto de innovación, pero la relación de la felicidad con el éxito no es algo nuevo en la Historia: lejos de todo matiz peyorativo, podríamos decir que es una raíz heredada de la cultura calvinista.

Si nos fijamos en las aplicaciones, el sudor se enfría. La Figura 6 presenta una estadística de descargas de aplicaciones para iOS y Android en 2012 . Parece que el interés de los usuarios en las Apps no está precisamente en la productividad y sí en el entretenimiento.

Por eso, volvemos a la duda: ¿deben las empresas permitir el uso indiscriminado de BYOD en el entorno laboral? Es evidente que la respuesta se aleja de un sí o un no tácticos, la solución adecuada exige una reflexiva estrategia.
Figura 6. Estadística de descarga de Apps en entornos iOS y Android en 2012 (Fuente The App Data, febrero 2012).

Alfredo Abad Domingo.
Google+: google.com/+AlfredoAbadDomingo
Twitter: @AlphesTIC,  https://twitter.com/AlphesTIC 
Facebook: https://www.facebook.com/alfabad 
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/alfabad
Artículo "Tecnologías para la movilidad. La sustantivación técnica del adjetivo". Escrito originalmente y publicado en Escenario 2012. Instituto Tecnológico y Gráfico Tajamar. ISBN: 978-84-88543-12-7. Copyright 2012 by Alfredo Abad. Se otorga licencia de reproducción citando al autor y revista de publicación original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte aquí tu comentario, seguro que será interesante para todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...