jueves, 24 de enero de 2013

¡Cuánto lastra una afirmación categórica! Chesterton, Edison y el eLearning

No hace mucho me topaba con un escrito de Chesterton en que relataba una historia que me impactó y que viene recogida en el tercer volumen de sus "Charlas", colecciones de artículos de variada temática. El mismo escritor duda de si el relato es verídico o no, pero no por ello deja de ser muy didáctico para el tema que nos ocupa.
Comenta -Chesterton- que T. A. Edison, el afamado "hombre de la electricidad", en una entrevista que le hicieron titulada "¿Vivimos otra vez?" hacía afirmaciones tan curiosas como las que relataré más abajo. Es cierto -afirma Chesterton- que un "electricista" no necesariamente tiene que tener un reputado prestigio sobre la inmortalidad del alma, pero... la ignorancia, cuando menos, es atrevida. Y, las afirmaciones, hechas con rotundidad, pueden perturbar la conciencia pusilánime.

El entrevistador le pregunta a Edison si cree que vivimos otra vez después de la muerte. Edison contesta:
«Mi inteligencia es incapaz de concebir el alma. Puedo estar en un error, y puede ser que el hombre tenga alma, pero yo, sencillamente, no lo creo. En qué consiste el alma está más allá de lo que yo puedo entender.»  
Unas líneas más adelante, sigue afirmando:
"Creo que la forma de energía que llamamos vida vino a la tierra de algún otro planeta, o de alguna parte de los grandes espacios, fuera de nuestro alcance."
Para un agnóstico, como Edison, parecen respuestas coherentes, lo que con independencia de si coincidimos o no con su opinión personal, es de agradecer.
Dejémoslo estar. Luego volveremos sobre Edison.

Ayer leía en OpenCollege un artículo titulado "30 Myths About eLearning That Need To Die In 2013"
 (Los 30 mayores mitos sobre el aprendizaje online que deben morir en 2013), que me recordaba lo que Chesterton relataba sobre Edison.

Enumero telegráficamente cuáles son estos mitos según Julie DeNeen, la autora del artículo:
  1. La tecnología no es fiable.
  2. Los estudiantes no llegan a crear interacción con el grupo.
  3. Deja a los docentes en situación de riesgo.
  4. La probabilidad de que un estudiante finalice sus estudios es menor si no tiene la supervisión de un profesor.
  5. El plan de estudio no es tan robusto.
  6. No hay manera de medir realmente el aprendizaje.
  7. El aprendizaje a distancia es fundamentalmente pasivo.
  8. Los estudiantes se alejan de su mundo real.
  9. Con un grado o licenciatura a distancia, a un estudiante no se le tomará en serio.
  10. Los estudiantes pueden perderse en actividades extracurriculares.
  11. Será más difícil encontrar un trabajo sin disponer de los contactos de una asociación de antiguos alumnos.
  12. La enseñanza eLearning está despersonalizada.
  13. El profesorado no se toma en serio la educación a distancia.
  14. Se orienta a personas que se hacen perezosas para seguir una ruta de aprendizaje tradicional.
  15. Es más propio de personas que abandonaron la Escuela o que no consiguieron ir a la Universidad.
  16. Las metodologías de aprendizaje a distancia son más restrictivas.
  17. La tecnología es demasiado cara.
  18. Impide que los estudiantes aprendan a comunicarse.
  19. Hay demasiadas oportunidades de distracción en el mundo real que impiden que eLearning sea efectivo.
  20. Los estudiantes necesitan equipos de gama alta.
  21. Los recursos educativos tradicionales no están disponibles para los estudiantes a distancia.
  22. El eLearning es una tendencia que nunca llegará a igualar a la enseñanza tradicional.
  23. Las universidades no se han empleado a fondo con eLearning porque es de categoría inferior.
  24. No proporciona experiencias de la vida real.
  25. La educación a distancia se percibe como un sistema policial.
  26. Tiene demasiados costes ocultos, por lo que no es tan barata como parece.
  27. Significa más tiempo de pantalla, lo que perjudica la salud ocular.
  28. No hay forma de juzgar la calidad de un programa de educación eLearning.
  29. ELearing es aburrido.
  30. Nunca será el camino de la educación.
Aunque en los foros de discusión aparecen opiniones en todas las direcciones posibles, observo que estas afirmaciones -o cualquiera de sus opuestas- apenas quedan justificadas. Fácilmente se hacen declaraciones basadas en lo que uno espera o en lo que uno quisiera que sucediera, pero que no tienen una base en la realidad o suficiente apoyo científico. Por ejemplo, en educación ¿dónde están los estudios estadísticos que afirmen que un tipo de enseñanza es mejor que otro? Además, ¿lo será en todas las materias? ¿o para todo tipo de actividades?
Invito al lector a reflexionar sobre estos treinta puntos y que los examine a la luz de su propia experiencia personal: las conclusiones a las que llegue serán tan subjetivas como las de cualquier otra persona. Pero, para hacer aseveraciones tan rotundas ¿dónde están los datos que certifiquen las afirmaciones?

Y, ¿por qué me recordaba este artículo la anécdota de Edison? Porque nuestro personaje de hoy negaba el conocimiento de su propia alma para mantener su coherencia agnóstica. Sin embargo, no dudó en afirmar algo tan extraño como que la vida vino de algún otro planeta, a pesar de que tampoco tendría ninguna noticia sobre ello, y más en la época en la que vivió.
No disponía de datos fiables sobre ninguna de las dos cuestiones planteadas, el alma y la vida, pero se decantó de modo diferente en cada una de ellas.
Y, se trataba de Edison, el más grande inventor de Estados Unidos y, quizás, de la historia, con más de mil patentes en su haber. El daño es mayor en cuanto que quien lo afirma tiene más prestigio o más responsabilidades, porque tendrá detrás todo un coro de palmeros que seguirán su afirmación sin comprender lo que afirman, poniendo de relieve lo fundamentalista de su actitud, probablemente inconsciente.

En este caso, a Edison se le fundió la bombilla que él mismo inventara. Por cierto, no creo que Edison siguiera un programa de eLearning:  solo fue tres meses a la escuela porque su madre decidió encargarse de su formación personalmente. Y, no le salió mal.

Si las afirmaciones se hacen con tanta rotundidad, no significa por ello que sean necesariamente falsas, pero siempre provocan ese extraño sentimiento que induce a ponerlas en entredicho.

Alfredo Abad Domingo.
Google+: google.com/+AlfredoAbadDomingo
Twitter: @AlphesTIC,  https://twitter.com/AlphesTIC 
Facebook: https://www.facebook.com/alfabad 
Linkedin: http://www.linkedin.com/in/alfabad

3 comentarios:

  1. Para mi, sí es un salón de clases :D porque actualmente estoy realizando mi licenciatura en la UTEL, universidad totalmente en línea.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo, Gabriela.
    Aun así, matizo: no todo los presencial es bueno, como no todo es malo. Y lo mismo ocurre, con la enseñanza a distancia, sea o no electrónica.
    Mi opinión personal es que hay que tomar de cada modelo educativo, lo que tiene de mejor, lo que pueda aportar a la acción educativa concreta.

    ResponderEliminar
  3. Mientras leia tu articulo cada nuevo párrafo me hacia pensar que dirias una tontería, pero lo que dices es coherente y tengo que admitir que yo mismo me vi tentado a darle la razón a Edison en su segunda afirmación y a aceptar los mitos del eLearning tal como están planteados. Pero tienes razón, ni Edison puede admitir algo cuando no sabe, ni nadie puede hablar del eLearning tan lapidariamente sin la suficiente evidencia como argumento.

    Me gusto tu articulo.

    ResponderEliminar

Comparte aquí tu comentario, seguro que será interesante para todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...